Abril es pasión naciente que reverdece

11 04 2012

Abril es la consecución lógica de Marzo. Pero recargada de aromas y de pasiones. Abril huele a ese incienso mezclado con la tierra húmeda que dejan a su paso las devociones de estas fechas. Huele a tradición velada, al regusto de sentarse a contemplar el paso de los años y los siglos, de nuestra historia, ante nosotros mismos y sentirnos en el gozo de su contemplación, y de la muestra del paso del año ante nosotros.

Es esa sensación intensa que huele a madera policromada, a incienso ardiente, a flores enraizadas a los pies de una imagen venerada durante siglos, por creyentes y no creyentes, porque en el fondo no es veneración de unos pocos, sino tradición de todos. Es también ese Sol que se entremezcla entre el viento que aún nos sacude en nuestras conciencias recordándonos que no hace tanto tiempo que el invierno nos dejó, y de que aún queda mucho para la próxima estación.

Y es sobre todo esa actriz incesante que va y viene sin avisar, venida del cielo, goteando su vida y dejado tras de sí un reguero infinito de tierra mojada, de hierba regada, de vida renovada. Es aire húmedo, que casi se bebe; alimenta con solo respirarlo y casi se puede tocar con las manos: empapa y se escurre entre los cabellos hasta desaparecer fundido con cada ser. Es un soplo que hace implosionar a la vida que se prepara a cada día para dar lo mejor de sí con el advenimiento futuro de la calidez previa estival.


Actions

Information

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s




%d bloggers like this: