Mayo es verdor templado

8 07 2012

Mayo huele a verano inminente. A calor que insufla la tierra desde sus adentros, para hacer terminar de germinar los frutos de sus hijos. Es aroma blando, a tierra aún húmeda, que quedó hiriente de la lluvia aún reciente. Es a la vez un asomarse del calor, como pequeña caricia, que se prepara para desplegarse más adelante bajo forma de profusas lenguas de fuego, aunque aún son brotes nacientes…

Pero mayo es, ante todo, ese resurgir en abundante explosión de la vida, que canta al Sol como principal fecundador de la alegría del final del recogimiento. Es el mensaje de vida y alegría que se transmite en las alas de las golondrinas, al suave y alegre revoloteo de su vuelo, en un batir de alas incesante por descubrir qué nuevas cosas traerá cada día, en un amanecer del verano que hace templar las almas que yacieron tanto tiempo atrás adormecidas en un sueño latente del que pujaba por despertarse.

Mayo es el despertar de los sentidos que se encuentran en una hipersensibilidad fruto del adormecimiento sufrido que no hace sino sorprendernos a cada día.


Actions

Information

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s




%d bloggers like this: